Vacaciones, sol y niños

Por fin estás de vacaciones, hace buen tiempo y puedes aprovechar para irte a la playa o la piscina con los niños. A ellos les encanta el agua y jugar en la playa, pero aunque el sol es bueno para nuestro ánimo y aporta vitamina D a todo el mundo, los rayos UVA y UVB son peligrosos para la piel y los ojos, por lo que debes pensar en reforzar la protección solar de los más pequeños.

Por tal motivo, aquí se brindan las 10 reglas a seguir cuando los niños estén al sol.

Para empezar hay que empezar a proteger su piel frágil con cremas solares especialmente indicadas para bebés y niños así como los accesorios fundamentales anti-UV, así podrá disfrutar plenamente del sol y del buen.

1 – Antes de los 3 años, no dejar un bebé al sol (¡o lo menos posible!).

2 – No exponer los niños pequeños al sol durante las horas en las que el sol es más fuerte, aproximadamente entre las 11.00 y las 16.00 hs.

3 – Recordar que el sol es bueno para el organismo. Ayuda a sintetizar la vitamina D, esencial para la fijación del calcio en los huesos.

4 – Proteger los niños con un sombrero, gafas de sol y una camiseta o una camisa fina de manga larga.

5 – Utilizar una protección solar con un índice elevado, preferentemente especial para bebés o niños.

6- Aplicarla media hora antes de la exposición al sol para que sea eficaz.

7- Renovar la aplicación cada media hora para los más pequeños (hasta los 3 años) y cada dos horas después de 3 años.

8- Protegerlo incluso cuando esté a la sombra o cuando esté nublado porque el 80% de los UV atraviesa las nubes.

9- Evitar utilizar substancias que sensibilicen aún más la piel al sol: colonias, perfumes.

10- Darle agua a menudo porque los rayos de sol deshidratan el organismo.

Fuente: http://www.enfemenino.com