Procesos de aprendizaje en los conductores de vehículos

Es el hombre quien decide y determina los factores de riesgo, a partir de sus propios conceptos de riesgo que van más allá del buen estado de la ruta o del vehículo. El factor humano siempre está involucrado y transforma a los demás elementos en simples medios al servicio del hombre. Esta fue una de las conclusiones a las que arribó el equipo de investigación que dirige María Lucía Quiroga Yanzi con las investigadoras Claudia Iranzo, Yasmín Salvador y María Laura Noguera, junto a un grupo de becarios, todos de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

La propuesta planteada por este equipo hace referencia a la implementación, mediante diferentes estrategias pedagógicas y educativas, de un cambio en el modelo de asimilación-decisión-acción que aparece de manera predominante en los hábitos de conducción de los conductores del Gran San Juan.

Los aspectos emocionales subyacentes al momento de conducir surten un efecto motivador o inhibidor, que regula la inclusión o exclusión de conductas de riesgo, así lo determinó la investigación que se desarrolló en la provincia de San Juan. El estudio tuvo como objetivo ampliar la comprensión de conductas viales, a través de una mirada integradora que posicionó al ser humano como protagonista del hecho vial. Son las personas quienes, a partir de las conductas aprendidas, construyen con los otros el espacio vial.

Las investigadoras concibieron al espacio vial como un lugar compartido, un contexto de convivencia y de respeto, en el que se pone en juego la expresión de las personas. “Constituimos un sistema organizado en el que cada uno de nosotros como conductores, junto a otros conductores, conformamos los elementos que lo componen. Todas las personas que circulan por la vía pública se convierten en parte de éste, en interdependencia unos de otros” señalaron las especialistas.

Este espacio vial se construye a partir de la trilogía formada por los factores ambiental, vehicular y el factor humano. Esta investigación se centró en el factor humano y en él se profundizaron tres componentes principales que son el dominio afectivo motivacional (las fuerzas actuantes en el comportamiento), el dominio cognitivo (la asimilación de la información y la toma de decisiones) y el dominio sensoriomotriz (en el que se incluyen acciones manifiestas y todas las experiencias mediadoras entre los canales sensoperceptivos y motores).

Los resultados que se obtuvieron mediante esta investigación pretenden constituirse en un aporte empírico local para la comprensión de la situación de aprendizaje de la conducta vial, el análisis de la problemática de la seguridad vial y las bases para el diseño de estrategias preventivas y educativas.

Fuente: Infouniversidades