Perspectiva: Joaquín V. González

Ensayista, narrador, político, educador y jurista, fue considerado uno de los últimos exponentes de la llamada Generación del ‘80 del siglo XIX, pero además uno de los representantes más consecuentes de la línea “reformista” del régimen oligárquico, en la etapa de los conflictos sociales y las< insurrecciones políticas durante los años del cambio de siglo.

Joaquín Víctor González nació en Nonogasta, pequeño pueblito de Chilecito, en La Rioja, el 6 de marzo de 1863. En la vida política y social tuvo una distinguida participación, comenzando y también terminando muy pronto. Luego de estudiar en el tradicional colegio Monserrat de Córdoba, a los 18 años se inició en el periodismo, a los 23 era doctor en jurisprudencia y diputado nacional, y a los 26 ya había sido electo gobernador de La Rioja. En 1887 participó de la comisión de reforma constitucional y de la redacción de la constitución provincial. Mientras tanto, ya se desempeñaba como profesor de historia, geografía y francés.

Con posterioridad, pasó a desempeñarse en cargos educativos de jerarquía nacional y, ya desde 1901, se hizo lugar en diferentes gabinetes nacionales. En 1904, impulsó una ley del trabajo, radicalmente novedosa, que fue rechazada tanto por las patronales como por el movimiento obrero.

En 1905 el Dr. Joaquín V. González, ejercía el cargo de Ministro de Justicia e Instrucción Pública acompañando la gestión del presidente Dr. Manuel Quintana. Hasta ese momento había limitado sus investigaciones a la escuela primaria y secundaria. Recién en 1898 publica un primer estudio sobre la educación universitaria que tituló “Enseñanza Superior”. A partir de este momento se dedica a recoger información y estudios sobre organización universitaria como lo demuestra la gran cantidad de material bibliográfico sobre esa temática reunido en su despacho del rectorado de la Universidad, material que fue enviado a la Biblioteca Central.

Gran visionario, concibe la idea de organizar una universidad de tipo nuevo, con carácter experimental y científico con especial dedicación a la investigación, la extensión, el intercambio de docentes y las enseñanzas primaria y secundaria. Según González, la novel casa de estudios debía responder a “una nueva corriente universitaria que, sin tocar el cauce de las antiguas y sin comprometer en lo más mínimo el porvenir de las dos Universidades históricas de la Nación, consultase junto con el porvenir del país, las nuevas tendencias de la enseñanza superior, las nuevas necesidades de la cultura argentina y los ejemplos de los mejores institutos similares de Europa y América.”

Comenzó a visitar la ciudad de La Plata, recorrió sus institutos y mantuvo entrevistas con el Dr. Marcelino Ugarte, gobernador de la Provincia, que le dio su apoyo incondicional.

El 12 de febrero de 1905 remite al gobernador un escrito en el que sienta los lineamientos para la organización de la nueva Universidad. Teniendo como base este documento se firma el 12 de agosto un convenio entre la Nación y la Provincia, el que fue aprobado por el Congreso Nacional y la Legislatura Provincial. La ley nacional de creación Nº 4699 se sancionó el 19 de septiembre y fue promulgado por el presidente Quintana el 25 de ese mismo mes.

En enero del año siguiente se dictó el Reglamento orgánico para su organización con los planes de estudios para las diferentes carreras y su presupuesto. El 17 de marzo de 1906 el Dr. González fue nombrado Presidente, cargo que ostentó hasta 1918.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar