“La creatividad es una habilidad que demanda disciplina y entrenamiento”

Estanislao Bachrach es doctor en Biología Molecular por la UBA. Realizó su tesis doctoral en la Universidad de Montpellier en Francia, posee una Maestría en Dirección de Empresas de la Universidad Torcuato Di Tella, donde hoy se desempeña como profesor de Liderazgo e Innovación. Enseñó e investigó durante cinco años en la Universidad de Harvard donde sus estudiantes le otorgaron el Certificate of Distinction in Teaching Biological Sciences cuatro años consecutivos y lo nominaron al prestigioso Joseph R. Levenson Memorial Teaching Prize. Además publicó once trabajos científicos en revistas de alto impacto internacional, colaboró en varios libros y tiene una columna semanal en el programa radial Perros de la calle en FM Metro 95.1.

Luego de la reciente publicación de su libro Ágilmente, Bachrach dialogó con la Agencia CTyS acerca de la posibilidad de ser más creativos y de los avances en la comprensión del funcionamiento del cerebro.

Según Bachrach la creatividad aparece cuando uno tiene una idea que tiene cierto valor y es nueva. “Ese proceso es difícil porque, por lo general, pensamos muy parecido o lo mismo. Es más fácil para el cerebro porque gasta poca energía. Está estudiado que pensamos 65 mil cosas por día y el 95 por ciento son pensamientos iguales a los de ayer y mañana. Entonces, la creatividad sería cómo bajar ese 95 por ciento. El proceso creativo, si uno ve los grandes creativos de la historia, siempre fue, en principio, producir muchas ideas y después elegir algunas buenas.

Por lo tanto hay que generar muchas ideas absteniéndose de criticarlas de antemano. Cuando uno tiene un desafío, algo que se quiera resolver de manera creativa, hay que tratar de llegar a resolver ese problema desde otro lugar. Entonces, una de las cosas que se enseñan es cómo tratar un problema desde el denominado conceptual blending, la mezcla de conceptos”explicó el experto.

En el libro se menciona que en la escuela se enseña a pensar de una manera reproductiva, clasificando todo en lugares diferentes y no estimula el proceso creativo ¿Vos proponés algún tipo de enseñanza diferente?

No, yo no soy experto en educación. Me puedo imaginar otro tipo de escuela donde haya un poco más de balance entre el desarrollo del hemisferio izquierdo, donde se aloja lo lógico y lo analítico, y el hemisferio derecho, que nos hace ser más creativos.

Por otro lado, no sé si sería bueno desarrollar más el hemisferio derecho que el izquierdo, porque la sociedad sigue pidiendo más lógica que creatividad. Lo que sucede es que ahora muchas empresas piden gente creativa, entonces, está muy bien ser lógicamente bueno en lo que hacés, pero tener la otra chispa es lo que te hace diferente a los demás.

En el libro se menciona que tenemos tres cerebros: uno de reptil, uno de ardilla y otro de mono ¿Cómo es eso?

Big Bang, agua, bacterias, algas, peces, el pez sale del agua y se transforma en un reptil. Ese reptil tiene neuronas, algunos se convierten en mamíferos. Cuando evoluciona tiene el cerebro de reptil y arriba se le desarrolla el cerebro de mamífero, pero el de reptil le queda. Esos mamíferos se hicieron monos y luego homo sapiens, entonces, arriba del cerebro de reptil se desarrolló el córtex que nos hizo humanos; tenemos los tres.

La presión, el latido del corazón, el funcionamiento de los pulmones y que los órganos se muevan involuntariamente es controlado por las neuronas que tenemos de reptil. Las grandes decisiones de la vida son emocionales, esas son las neuronas del mamífero. El córtex está más asociado con la lógica, con el lenguaje, con lo más humano, que nos hace distintos. Pero seguimos siendo mucho más emocionales que racionales. Aun tenemos mucho más de animal que de humano.  

Fuente: Agencia CTyS