El Museo Rosa Galisteo de Rodríguez reabre sus puertas

El Museo Provincial de Bellas Artes «Rosa Galisteo de Rodríguez», dependiente del ministerio de Innovación y Cultura, reabrirá sus puertas el próximo sábado 9 de marzo luego de la culminación de la primera etapa de trabajos que se inició el año pasado y tuvieron como objetivo la puesta en valor del edificio con motivo de su 90º aniversario.

La reapertura al público contará con una variada propuesta artística y musical, un recorrido por las instalaciones y la inauguración de muestras: «La Construcción de lo Moderno», que propone un recorrido detallado, de carácter patrimonial por la obra de diversos autores, quienes a principios del siglo pasado se animaron a ser modernos; «Guardianes de la distribución de los colores» de Ángeles Ascúa, que es el proyecto ganador del Premio Artista Joven «Fundación Nuevo Banco de Santa Fe» 2012. A partir del arte textil, la autora nos invita a descubrir que «el tejido es animado y representa a un ser cuya función especial es espacializar relaciones entre seres humanos, transformando los contextos y espacios cotidianos»; y «Los Artistas del Museo» obra que plantea un recorrido por la obra de personas y personajes cuyo nexo común es la expresión y compartir el lugar de trabajo. Desde un punto de vista particular pueden encontrarse trabajos de autores reconocidos y propuestas artísticas que responden a las inquietudes plásticas de algunos de los actuales integrantes de la institución.

A partir de las 21 hs., habrá proyecciones en pantalla gigante, video mapping sobre los 23 metros de la renovada fachada, y un escenario montado en la esquina de 4 de Enero y 3 de Febrero donde actuarán Itatí Barrionuevo y Amelita Baltar.

El museo, nace por iniciativa personal de un destacado santafesino, el Dr. Martín Rodríguez Galisteo, quien, en 1918, comienza a construir el edificio que, cuatro años más tarde, donaría al Estado, bajo dos condiciones: que su destino fuese albergar al Museo y su Biblioteca y que llevara el nombre de su madre. Asimismo, manifestó los deseos de que el nuevo Museo fuera destinado a alojar arte argentino y de designar él mismo su primer director. Donó también un conjunto de obras de artistas europeos del siglo XIX.