Alfabetización temprana: Se capacitó a 200 educadores de jardines de infantes particulares

A lo largo de una serie de encuentros que se desarrollaron entre los meses de julio y octubre en el Centro Municipal Distrito Centro y en el espacio Zona de Aprendizajes (Laprida 1051), unos 200 docentes de nivel inicial que se desempeñan en diferentes jardines de infantes particulares de la ciudad pudieron reflexionar sobre sus prácticas educativas y conocer nuevas herramientas para el desarrollo de la alfabetización temprana.

Los encuentros, organizados por el área de Supervisión de Jardines de la Dirección de Infancias municipal, estuvieron coordinados por Silvia Moya, profesora de Letras de la Universidad Nacional de Rosario, con diplomatura superior en Infancias, Educación y Pedagogía (Flacso) y con un largo recorrido profesional vinculado a la literatura infantil y la formación docente.

El objetivo central de la capacitación fue brindar a las y los docentes nuevas herramientas para propiciar contextos de alfabetización temprana, a la par que les permitió conocer cómo organizar una Bebeteca (biblioteca destinadas a niños y niñas de 0 a 3 años aproximadamente), con qué materiales, además de reflexionar acerca de su rol como mediadores de lectura. En relación con esto, resultó significativo para las y los participantes poder conocer la experiencia de la Bebeteca que funciona en la Biblioteca Argentina.

Las jornadas adoptaron la modalidad de talleres vivenciales, en los que cada docente pudo revisar y compartir su propia experiencia con la literatura y recorrer textos variados, en un espacio ambientado como una Bebeteca. La propuesta apuntó a propiciar la construcción de espacios donde ocurra de manera regular y sistematizada el encuentro entre niñas/niños, libros y quienes puedan oficiar de mediadores de la lectura.

La bebeteca: un espacio para estimular la alfabetización temprana

La bebeteca es la primera biblioteca destinada a bebés desde los primeros meses de vida hasta los 3 años de edad. Se trata de un espacio que contribuye a consolidar la relación entre bebés y adultos, apuntando a desarrollar y estimular los hábitos de lectura desde temprana edad.

El ciclo de formación apuntó a lograr hacer accesibles las producciones literarias a niñas y niños, considerando esto como una práctica inclusiva imprescindible para el desarrollo de competencias comunicativas y para habilitar la construcción de universos simbólicos.

Fuente: rosarionoticias.gob.ar