4 tips para mantener la concentración estudiando

Las épocas de exámenes y las largas jornadas sin clase con la idea de dedicarlas al estudio son la prueba de fuego por la que todo estudiante pasa curso tras cursar.

Tras semanas de dedicación completa al estudio, presentarse a exámenes y repasar apuntes, es normal que el cansancio afecte a nuestra concentración y a la motivación necesaria para estudiar a diario durante unas cuantas horas.

Para seguir al 100% y conseguir la concentración máxima que podemos dar en las semanas de más trabajo, es importante comenzar con dos importantes detalles en la época de exámenes:

  • Planificación: prevé con antelación el tiempo que necesitas para tu estudio, para cada asignatura y para repasar con calma.
  • Reparto del tiempo: hacelo de forma igualitaria, coherente y dejando tiempo para desconectar o hacer otra actividad que no sea estudiar y te sirva para recargar pilas.

Trucos para mantener la concentración cuando crees que ya no puedes más

Si a pesar de cumplir a rajatabla con los dos principios anteriores, necesitás más tips para recuperar la concentración y continuar estudiante, estos consejos pueden serte muy útiles:

1. Repartí las comidas

Lo mejor es realizar varias comidas al día en pequeñas cantidades y evitar platos muy pesados y procesados.

Estas pequeñas comidas te servirán para recuperar energía, despejarte y ayudarte a seguir unas cuentas horas frente a tus apuntes.

Es importante que elijas platos ligeros, con poca grasa y evites el abuso del azúcar.

Optá por frutas, pastas frescas, ensaladas y platos que combinen hidratos, proteínas y fibra.

2. Mente y mesa despejada

Si querés que tu cerebro siga enfocado y concentrado, ayudalo con las mínimas distracciones posibles.

Comenzá por mantener tu celular y dispositivos lejos y silenciados.

Continuá con mantener un espacio de estudio libre, despejado, ordenado y solo con el material imprescindible.

3. Pequeños descansos revitalizantes

Pasar mucho tiempo sentado y en la misma posición no ayuda nada a combatir el cansancio, así que tomate pequeños respiros que te sirvan para despejar la mente, estirar el cuerpo y tomar el aire.

Aprovechá las pequeñas paradas para ir al baño, tomar alguna bebida y pasear un poco.

Durante este tiempo es mejor que evites gastarlo en consultar tu ceular y las redes sociales, ya que la idea es despejarte, descansar la vista y cambiar de postura.

4. Marcate metas diarias

Los triunfos diarios son los que nos ayudan a mantenernos motivados y satisfechos con el esfuerzo y tiempo invertido.

Así que en tu planificación incluye objetivos diarios que debas alcanzar en tu jornada de estudio y mantenete dispuesto a lograrlo.

También es bueno que te premies con alguna recompensa, como dedicar tu tiempo de descanso a ver una serie, dar una vuelta o salir a tomar algo.

Fuente: Universia España
Imagen: mandegar.info