Técnicas para mejorar tu concentración

Una persona concentrada rinde más en todo sentido, ya sea estudiante o trabajador. El sitio Universia propone una serie te técnicas que ayudarán a deshacerse de las distracciones y tener un plan de antemano.

Método 1: Meditá

Todas las personas tienen diferentes capacidades de concentración. Si tu capacidad no es suficiente, es necesario que la mejores. ¿Cómo? De esta manera:

Meditá: no solamente sirve para relajarte, también ayuda a desarrollar la capacidad de concentración. Entre 10 y 20 minutos al día te ayudan a despejar la cabeza y a concentrarte en tu cuerpo y tu respiración.

Leé más: leer también ayuda a tu concentración. Poco a poco concentrarte en algo que esté frente a ti te va a dar una mano en el trabajo. Para asegurarte que estás prestando atención, al final de cada lectura pregúntate qué has leído. La lectura mañanera es perfecta para despertar tu mente, y leer en la cama sirve para relajarte antes de dormir.

No hagas varias cosas a la vez: Cuando hacés muchas cosas a la vez no prestás atención al detalle. Hacé una cosa a la vez y tardarás menos tiempo que haciendo todo junto.

Método 2: Rutina

Reflexioná: antes de comenzar tu jornada de estudio o trabajo elaborá una lista con las cosas que funcionaron y lo que no, así te asegurarás de aprender de la experiencia anterior.

Rutina: planificá una rutina para cada examen, materia o tarea; así lograrás que nada se te olvide y tu motivación aumente. Es necesario que duermas lo suficiente, desayunes bien y hagas al menos 10 o 20 minutos de ejercicio.

Según tus posibilidades, flexibilizá tus horarios y ambientá tu espacio. Anticipate a tus necesidades, por ejemplo, planificá la cena y el almuerzo.

Método 3: Organización

Hacé una lista con las tareas pendientes. Es difícil concentrarte si ante cada nueva tarea debés analizar qué es lo que tenés que hacer. Cada vez que cumplas con una tarea tachala y premiate con descansos. También es importante que asignes prioridades a las tareas: hacer las más exigentes en la mañana es mejor porque es en el momento del día que tenés más energía y motivación. Tu espacio de trabajo tiene que estar siempre ordenado; es más práctico y eficiente saber dónde esta cada cosa que perder la cabeza buscando algo. Dejá sobre el escritorio solamente las cosas que necesites, siempre y cuando no uses el teléfono para trabajar, escondelo.

Administrá tu tiempo: saber controlar tu tiempo es esencial para estar concentrado. Estimá el tiempo para cada tarea que hagas: hacé las que demanden más tiempo al principio del día y si terminás con alguna de ellas tomate un mini descanso; esto te motivará para terminar todo.

Método 4: Evitá las distracciones

Sabemos que Internet es mágico, pero no lo uses a la hora del trabajo y/o estudio, te hace perder el tiempo. Lee los artículos interesantes o mirá las cosas que te llamen la atención en tus descansos. Si precisas Internet para hacer tus tareas, no tengas más de 5 pestañas abiertas.

Lo quieras o no, las otras personas siempre son una distracción. Si bien es divertido conversar con otros, te distraen de tus metas y enlentecen las tareas. ¿Cómo evitar que te conversen?Deciles que es muy importante terminar lo que estás haciendo. No atiendas llamadas personas o mensajes de texto. Intentá que tu compañero de estudio se mantenga concentrado.

Mantente motivado: para evitar las distracciones es muy importante sentirte motivado para terminar las tareas. Una buena idea es conocer tus objetivos (y en lo posible escribirlos) tanto personales como profesionales y sobretodo la recompensa que obtendrás.

Imagen: bryanfagan.com