Sólo el 50% de los padres acompaña a sus hijos en el hábito de la lectura

La lectura es un recurso que desarrolla diversas capacidades de los niños como la memoria, la observación, la concentración y el desarrollo de la expresión oral y escrita. Pero la formación de los niños como lectores, necesita la presencia de adultos como mediadores e introductores de este hábito.

Durante los primeros días de febrero, McDonald’s presentó una campaña de promoción de lectura que fue declarada de interés por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y contó con el apoyo y aval el Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Fundación Leer, a través de la cual se entregarán más de 2 millones de libros infantiles en Argentina durante el 2014. Los libros acompañarán la cajita feliz durante todo el mes de febrero y la iniciativa se retomará en noviembre de este año.

En este marco, la empresa presentó una encuesta nacional sobre hábitos de lectura que arroja que un 96% de los adultos entrevistados reconoce indiscutidamente los beneficios y se muestran a favor de promover hábitos de lectura desde temprana edad.

Sin embargo, cuando se hizo referencia a los hábitos conjuntos de lectura entre padres e hijos solo el 51% reconoció leer al menos una vez por semana, mientras que el restante 49% declaró hacerlo muy infrecuentemente.

Las principales barreras que se indentificaron fueron las relacionadas principalmente con la falta de tiempo, pero también con la preferencia por otro tipo de actividades recreativas (como la computadora, tablet, playstation o la televisión) e incluso la falta de interés por la lectura o el aburrimiento.

Los libros presentados por McDonald´s forman parte de una colección de 8 cuentos clásicos (adaptaciones), como: Los duendes y el zapatero (hermanos Grimm), La ratita presumida (adaptación de un cuento popular español), El gigante egoísta (Oscar Wilde), El traje nuevo del emperador (Hans Christian Andersen), Piel de asno (Charles Perrault), Heidi (Juana Spyri), El ruiseñor y la rosa (Oscar Wilde) y El doctor sabelotodo (hermanos Grimm).

La iniciativa ya fue un éxito en Europa, donde se entregaron más de 32 millones de libros a los niños, y se expandió durante el año pasado a Chile, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú, Uruguay y Brasil.

 

Imagen: richlymiddleclass.com