Sembrando emprendedores y directivos de empresas en la Universidad Austral

Se llevó cabo en la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral la final de la competencia nacional Formando Emprendedores de la Fundación Omega. Este nuevo certamen de decisiones empresariales, reunió en diversas etapas durante el año a más de 10.000 estudiantes de todo el país. Siendo un desafío interprovincial de simulación de negocios,  se propuso a los chicos administrar una empresa virtual tomando decisiones y compitiendo por utilidades durante unas horas. El mismo se realizó utilizando el Software Didáctico Educativo AKRON 0.3. En la instancia de 2013 jugaron a ser empresarios por un día un total de 2600 equipos de 45 ciudades distintas.

Durante la final que se celebró en nuestra ciudad participaron los mejores 24 equipos de todo el país, todos chicos de los últimos años del colegio secundario. Asistieron de diversas localidades de la Provincia de Santa Fe, de Chaco, Corrientes,  San Luis, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires.

Durante la competencia los estudiantes pudieron desarrollar habilidades propias de un empresario, a lo largo del juego simularon ser gerentes de empresas, tuvieron  un producto que vender y con esta misión asumieron el reto de tomar las decisiones estratégicas propias de un emprendedor, por ejemplo: precio de venta, publicidad a realizar, cantidad a fabricar, conveniencia de solicitar préstamos a los bancos, decisiones sobre devolver créditos o capacitar al personal, etc.

Al ser, por su misma naturaleza, motivador de inclinaciones empresariales, este Certamen constituye una siembra de futuros emprendedores y directivos de las empresas.

Mariel Engel profesora de contabilidad de una pequeña localidad llamada Gruply de la Provincia de Santa Fe comenta que el entusiasmo de su pueblo por haber llegado a la final nacional es creciente: “todos están pendientes de los resultados, hasta nos acompaña hoy el presidente comunal”. Más adelante asegura que este juego “permite una verdadera transferencia de todos los conocimientos aprendidos en el aula”.

Patricia del colegio Cristo Rey de Garín, Provincia de Buenos Aires, rescata el trabajo en equipo que genera el juego el cual demanda que cada uno ocupe un rol: “Yo veo a mis alumnos como se distribuyeron las tareas según sus perfiles y facilidades, está el revisor de cuentas, el analítico, el mediador, etc. Cada uno tiene un espacio que ocupar y una aporte muy puntual”. Por último, la profesora remarca: “el juego te enseña lo que supone tomar decisiones que tienen impacto y aprender a asumir riesgos. Es bueno ver como también les ayuda a los chicos a incorporar un nuevo vocabulario: margen de ganancia, stock, inventario, crédito, los intereses blandos, entre muchos otros términos”.

El entusiasmo creciente que se percibía en el ambiente de la Facultad manifestaba la motivación de los chicos, por los pasillos se escuchan comentarios y dudas sobre cómo seguir adelante en el juego, nadie quería descalificar: Los chicos de San Antonio de Padua de Rosario del Tala, Entre Ríos, comentaban compenetrados con el juego: “Ahora estamos tratando de devolverle los préstamos a los bancos, la verdad que tenemos bastantes nervios”.

 

Imagen: Universidad Austral