Primera colección popular de arte argentino

Publicado por la editorial Mansalva, a cargo de Francisco Garamona, este primer volumen tiene un estudio crítico de Rafael Cippolini, quien micrófono en mano sostuvo: “Este libro se hizo en tiempo récord, un mes, pero lleva macerando 20 años y se consensuó en la figura de Laren, quien piensa que el arte no se limita al planeta Tierra”.

Javier Barilaro, artista visual, diseñador y editor de Mansalva, ofició de presentador y dijo a modo preliminar: “Se llama colección popular de arte porque es difusión del arte, para que no sea hermético y se acerque al público amplio. Estaba faltando una colección así y no podíamos empezar con otro artista que no sea Benito”.

A lo que Cippolini agregó: “Es un dato feliz, abrir una colección siempre es una noticia. Es un libro que materializa nuestros deseos y nos embarga de felicidad”.Laren, proviene de la generación de artistas de los 90 que mostraron en el Centro Cultural Rojas en la época de Gumier Maier. Utiliza soportes que van del vidrio pintado con esmaltes, papeles metálicos y purpurina hasta las ruedas de bicicleta, las puertas de autos y los celulares.

“En todas las casas tiene que haber un Laren”, dice siempre este artista excéntrico, cuyas obras van desde los cinco pesos a los varios miles y que se centra en temas y conceptos que giran en torno al esoterismo, los ovnis, las citas a obras maestras de la historia del arte.

Gustavo Bruzzone, otro de los artífices de esta colección y editor fundador de la revista de arte Ramona, cerró la presentación: “Hay que aplaudir esta decisión editorial, si hay algo que faltaba son libros de artista”.