“Necesitamos nuevas formas escolares en lugar de grandes reformas”

Victoria Zorraquín, actual Directora de la Dirección de Escuelas Secundarias, Agrarias y Rurales, que depende del Ministerio de Agroindustria de la Nación, y fundadora de la ONG Educere, pasó por Rosario para presentar su primer libro sobre educación titulado “Esperanza en la escuela”, que plantea un nuevo modelo de escuela donde se reivindica la importancia de los vínculos humanos.

El libro, que es la suma de casi una década de escritos, tiene tintes autobiográficos. “La historia se centra en una niña de 11 años que se llama Esperanza, quien va narrando en primera persona lo que ocurre en su escuela.  Esa niña es mi hija menor que se llama Esperanza, que hoy tiene 16 años. Cuando era pequeña era una gran observadora de lo que pasaba en su escuela. Volvía y me decía: ´¿Para qué te hacen hacer tal cosa?´, ´Con esto aprendés´, ´¿Por qué los retan a los varones´? Eso me inspiró y un día empecé a escribir como si yo fuera ella”, comenzó explicando Zorraquín.

Consultada acerca del concepto “esperanza” que aparece en el título, Zorraquín contó que apela un doble significado: “Hay muchas voces que dicen que la escuela ya no tiene sentido y que en las próximas décadas va a dejar de existir porque el conocimiento viene de otro lado. Yo planteo que no solamente la escuela es necesaria sino que es un instrumento muy interesante en la vida de una sociedad porque es la que pasa la antorcha de la cultura de una generación a la otra”.

Nuevas formas escolares

El libro cuenta diferentes experiencias del modelo de escuela que, según la especialista en Educación, “debemos ver nacer y que ya existe en muchas aulas de muchos rincones del país pero muchas veces suele pasar desapercibido porque el mismo sistema lo va tapando, lo vuelve rígido. La escuela suele ´apagar´ cualquier cosa creativa, cooperativa, informal, en donde verdaderamente hoy en día se dan los aprendizajes, porque está demostrado que los chicos aprenden mejor en ambientes relajados”.

La historia alterna con experiencias y fundamentación de pedagogos de todo el mundo que sostienen que “no necesitamos grandes reformas sino incorporar nuevas formas en la escuela, que están ahí, al alcance de la mano. Con poco podemos dar el salto”, explicó Zorraquín y agregó: “Estanislao Bachrach sostiene que el cerebro se activa mejor en movimiento y eso es verdad. Cuando uno hace actividad física de golpe las ideas suceden más que cuando uno está sentado. Hemos generado una escuela donde moverse está prácticamente prohibido. “Quedate quieto, sentate, no te des vuelta, no te pares”. Más allá de que los docentes se han ido transformando, el verdadero cambio es difícil”.

Por último otro aspecto que resalta la especialista es que la escuela es un espacio donde los vínculos humanos tienen que ser muy fuertes porque lo que necesita el docente hoy es trabajo en equipo. “No podemos llevar adelante una tarea como la que llevamos sin cuidar estas relaciones, entre docentes, no docentes, directivos y alumnos”.

Desde la ONG Educere, Zorraquín trabaja en varios programas, uno de capacitación de directivos, que se realiza en conjunto con la Fundación Varkey, en Corrientes, Salta, Jujuy y Mendoza. “También ahora estamos lanzando un Premio Municipal para docentes y lo que queremos es que el intendente de cada localidad demuestre a sus docentes lo importante que son en el desarrollo de esa localidad”.

Imagen: Victoria Zorraquín