Los grandes hablaron de la infancia

Estos espacios fueron creados para que los grandes se detuvieran en su andar cotidiano para hablar de los chicos, generando intervenciones donde coexistieron los relatos de infancia con las reflexiones acerca de cómo garantizar los derechos de los niños, marcando fundamentalmente qué hacer para que sean felices.
Por ello, los diferentes paneles y espacios que se desarrollaron abarcaron una amplia gama de disciplinas, tanto deportivas como artísticas, filosóficas, pedagógicas, de las organizaciones que trabajan con niños y niñas, entre otras actividades con que se podían encontrar los que participaban del Congreso.

Estos espacios generaron, más allá de los paneles pautados, un lugar de diálogo en donde el público y los adultos que contaban sus experiencias interactuaron e intercambiaron opiniones originando un clima festivo y de reflexión emotiva.

En ese contexto, los participantes del “congresito” como se lo denominaba entre los organizadores y los asistentes, pudieron compartir encuentros, charlas relatos, música, fotografía y cine en donde los grandes hablaban de la infancia y de sus infancias.

Se pudieron escuchar “Relatos de Infancia” con narraciones cargadas de imágenes y sueños a cargo de deportistas y de personalidades de la cultura. También pudieron observar películas relacionadas con las Infancias en la dictadura como “Infancia clandestina, de Benjamín Ávila, “Andrés no quiere dormir la siesta”, de Daniel Bustamante y la premiada “La historia oficial” de Luis Puenzo.

Por otra parte, se desarrollaron los paneles “Las cosas del crecer. Infancias y educación”, “A mi manera. Lenguajes de autor”, “La felicidad, la infancia y sus derechos. Aportes de las políticas públicas”, “La rueda de la tribu. Intercambio de experiencias entre gobiernos y organizaciones que trabajan con niños y niñas”.

Miles de niños y niñas de Colombia, Paraguay, Bolivia, México, Perú, Uruguay; de las provincias argentinas de Buenos Aires, Jujuy, Córdoba, Santiago del Estero, Tierra del Fuego; niños de las Comunidades originarias; y niños de todos los rincones de la Provincia de Santa Fe fueron los protagonistas indiscutidos del Congreso de la Felicidad.

Los recibieron 2 ciudades, 8 espacios, cientos de dispositivos lúdicos, 250 coordinadores de juego, 200 documentadores, 80 guías acompañantes de viaje, 150 animadores en los hospedajes; salas, teatros y museos; especialistas, filósofos, deportistas, músicos, actores; y construyeron juntos un gran encuentro de convivencia por la felicidad.

La actividad contó con ponencias y debates; y por espacios de juego y acción, relatos y creaciones, inventos y construcciones ubicados en El Tríptico de la Imaginación (Esquina Encendida, Molino Fábrica Cultural y Redonda, Arte y Vida Cotidiana) y en Casa de Gobierno, en Santa Fe; y en El Tríptico de la Infancia (La Isla, El Jardín y La Granja) y Plataforma Lavardén, en Rosario.

El Congreso de los Chicos fue organizado por el gobierno de Santa Fe desde los Ministerios de Innovación y Cultura, de Educación, de Desarrollo Social y de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente. Contó con el padrinazgo de Unicef, Paka Paka y la Sociedad Argentina de Pediatría; y el apoyo de numerosas instituciones provinciales y nacionales.

 

Imagen: santafe.gov.ar