Hallan la primera evidencia de depredación de un gliptodonte en América del Sur

Los gliptodontes fueron grandes mamíferos que vivieron hace millones de años y se extinguieron hace apenas unos diez mil años atrás. Fueron unos de los herbívoros cenozoicos más llamativos de América del Sur, debido a su gran tamaño y aspecto totalmente acorazado (similar a los armadillos actuales). Si bien son muchos los registros fósiles existentes de estos animales, cada hallazgo puede aportar nuevos datos sobre su presencia hace millones de años, como su distribución geográfica, sus tamaños, sus formas de alimentación, entre otros aspectos de relevancia para la Paleontología.

Esto fue lo que se logró con el hallazgo de un gliptodonte de aproximadamente tres millones de años y que tenía la particularidad de presentar una serie de marcas raras en su esqueleto, de las cuales finalmente se comprobó que eran mordidas de animales carnívoros.

Este hallazgo resultó la primera evidencia de depredación de un gliptodonte en América del Sur, y fue recientemente publicado en la revista “Paleontología Electrónica”, una publicación científica de alto prestigio en el ámbito de la Paleontología.

Sobre la investigación, detalló que los restos del gliptodonte fueron encontrados en la zona de Olavarría, Buenos Aires, con marcas no comunes en relación a los anteriores restos fósiles de este animal. Por ello, tras ser convocado para analizar el ejemplar hallado, Zurita se contactó con otros investigadores y con un especialista de la Colección Paleontológica de La Plata para investigar si las marcas podrían coincidir con mordidas de carnívoros que vivieron hace cinco y tres millones de años.

Así, pudieron identificarse coincidencias de las marcas con la dentición del carnívoro Chapalmalania (Mammalia, Procyonidae), y se estimaron las posibles causas de la muerte y la actividad de depredación sobre el gliptodonte. Entre algunas conclusiones, las pruebas encontradas sugieren que el caparazón del gliptodonte estuvo cubierto por una lámina de agua poco profunda, por lo que pudo haber muerto en un canal de agua abandonado como un arroyo, y el animal que lo depredó lo hizo tras la muerte, lo que valida que murió por otra causa.

Zurita, investigador en Paleontología de vertebrados del CECOAL y docente de la Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura, indicó que el hallazgo reviste importancia ya que hace tres millones de años, época de la que data el gliptodonte hallado, comienzan los procesos migratorios de carnívoros de América del Norte hacia América del Sur, utilizando América Central como vía de ingreso.

Fuente: Info Universidades.