Gustavo López Armentía exhibe su obra en el Museo Sivori

Gustavo López Armentía, exhibe alrededor de 70 obras, en el Museo Sivori, esculturas objetos y pinturas de técnicas mixtas realizadas entre 1996 y 2012, y le pide a Ana Jaramillo, Rectora de la Universidad Nacional de Lanús, que en el texto de presentación no hable de la pintura, sino que trasmita las interminables charlas de café, donde hablaron de los sentimientos de lo que era “el espíritu de la época en los setentas”.

Es verdad que las pinturas no narran todo, tampoco deberían, pero como bien lo explica la Dra. Jaramillo y bien lo sabe el artista, despliegan en otra lengua sus propias cosmogonías, geografías dolorosas de una sensibilidad histórica.

Percepciones que se vuelven metáforas, construidas por el resultado del material manipulado, que arrastra su propia carga, en un intrincado sendero hacia el inconsciente colectivo. Sinestesias que se despliegan como en “La habitación” de 2001, que en realidad es una gran cabeza de chapa de hierro y madera, como un corte vertical de un edificio, entrañas donde se pueden ver una simultaneidad de pasajes en su interior.

Hay botes encallados, otros que viajan llenos de personitas, también aviones que llevan la vida a otra parte en sus alas, como en “Historia de una llegada” (1999) o “Río de la plata” de 2010, donde el paisaje gris de un gran barco es apenas iluminado, por el color de los nombres de los países de origen de la carga humana.

Para entrar en el mundo de López Armentía, hay tiempo hasta el 25 de agosto en el Museo Sivori frente al Rosedal de Palermo, y también en la sala de “La línea piensa” en el Borges.

Fuente: TELAM