Elaboran bebida nutritiva con descartes de la industria láctea

Alumnos de una escuela agrícola de Salta, con el asesoramiento del INTI y la UCaSal, desarrollaron un producto a base del lactosuero, un residuo de la producción del queso que se realiza en el colegio. Se trata de un desecho peculiar, ya que es tóxico para el medio ambiente pero posee proteínas benéficas para el ser humano. La idea es destinar la bebida a comedores escolares como complemento de la copa de leche comunitaria.
Las especialidades que elaboran los alumnos de la escuela agrícola Martín Miguel de Güemes, de Salta capital, fue basada en un problema real, dado que los estudiantes utilizaban unos 1400 litros de leche para producir 140 kilos de queso y además había 1000 litros de suero que iban a parar a las napas, ríos u otros cauces. Allí, este residuo promueve la formación de algas y, en consecuencia, el aumento de la demanda biológica de oxígeno.

Sin embargo, para los humanos, el lactosuero no solo no es tóxico, sino que aporta proteínas que contribuyen a su crecimiento y desarrollo. De hecho, en las grandes industrias lácteas, se utiliza para producir las mal llamadas leche maternizadas que, en realidad, son básicamente suero desmineralizado.

Los alumnos del Güemes, junto a profesionales asesores del INTI Salta y de la Universidad Católica de Salta (UCaSal), decidieron elaborar una bebida nutritiva a base del lactosuero. Además, la preparación cuenta con el agregado de probióticos, microorganismos que regeneran la flora intestinal y, a modo de diminutos soldaditos, combaten las bacterias patógenas. También se buscó que sea una bebida económica, para poder destinarla a comedores escolares de la provincia como complemento de la copa de leche comunitaria.
Fuente: Agencia CTyS