El Salón del Libro de París tendrá a la Argentina como país invitado de honor

El Salón del Libro de París, que tendrá a la Argentina como país invitado de honor entre el 21 y el 24 de marzo, resulta una gran vidriera para la literatura local, ante un mercado de exigentes lectores.

Además, significa la instalación de autores argentinos en Europa gracias a las traducciones y otras bocas de expendio para la circulación de libros, remarcado por la expectativa francesa.

Así lo sostuvieron escritores invitados como Selva Almada, Pablo De Santis, Claudia Piñeiro, Mempo Giardinelli, Ana María Shua, Fernanda García Lao, Leandro Avalos Blacha y Damián Tabarovsky, traducidos al francés e integrantes de la comitiva de 46 autores que viajará para dar charlas y presentar libros, invitados por la Secretaría de Cultura de la Nación, el Centro del Libro de Francia, y el Instituto Francés.

Esta maratón de la literatura en el Porte de Versailles de París dura cuatro intensos días, atrae la visita de 1.200 editores y 4.500 autores, 500 encuentros, 45 países representados y 200.000 lectores.

Allí mismo, Argentina será honrada y tendrá un pabellón de 500 metros cuadrados, diseñado como una cinta de Moebius que incluye las infinitas posibilidades de la lectura.

Con distintas propuestas que hacen eje en las letras, la fotografí­a y la música y una gran muestra homenaje a Julio Cortázar, este Salón -en la ciudad más visitada del mundo- se abre a un relato plural sobre la potencia de una cultura en expansión: la argentina.

La prensa francesa, interesada históricamente por la actividad cultural de su país, ya acusa recibo de la cuestión argentina y periodistas de publicaciones como Elle y L` Express viajaron al país para entrevistar a los escritores y conocer sus trabajos, a modo de prólogo de lo que será el Salón, mientras se espera que arriben periodistas de Le Monde.

Mempo Giardinelli, que desde los 90 publica allá, tiene media docena de libros traducidos y varias ediciones de Luna Caliente, recala en el Salón con la flamante publicación de Final de Novela en Patagonia (Métailié) y una antología de cuentos (Latinoir Editions) y además brindará una conferencia en la Biblioteca Nacional de París.

“Todo Salón o feria sirve para que se conozca la producción literaria de una nación. No necesariamente los réditos son las mayores ventas ni los ingresos económicos, sino más bien el posicionamiento cultural de un país”, concluyó sobre este evento que ya se puede palpitar en www.salondulivreparis.com.

 

Fuente: Télam.
Imagen: