El Gobernador Bonfatti recibió a la investigadora santafesina que integra la Opaq

El gobernador Antonio Bonfatti recibió la visita de la titular del consejo consultivo científico de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (Opaq), Alejandra Suárez, investigadora del Conicet y docente de la Facultad de Bioquímica de la UNR, con quien conversó sobre la difusión y educación en el uso responsable de las sustancias químicas.

La Opaq se encarga de la aplicación de la Convención sobre Armas Químicas. Su misión es asegurar la destrucción de este tipo de arsenales y evitar cualquier forma de su desarrollo o proliferación en el futuro. En octubre, la organización recibió el Premio Nobel de la Paz.

El encuentro con el mandatario provincial se realizó en el salón Protocolar de la Casa de Gobierno, en la ciudad de Santa Fe, con la participación, además, de la ministra de Educación, Claudia Balagué; el decano de la referida facultad, Esteban Serra; y Rolando Spanevello, docente de esa casa de altos estudios que ocupara el lugar de Suárez en la Opaq entre 2003 y 2009.

Durante la reunión, Bonfatti efectuó un “reconocimiento y agradecimiento” a la organización que encabeza Suárez por su actividad, que “genera conciencia en el uso de este tipo de sustancias”, al tiempo que instó “a avanzar en esa dirección”.

Al cabo del encuentro con el gobernador, Balagué resaltó el hecho de que la Opaq haya recibido el Nobel de la Paz, lo cual “ha dado un fuerte estímulo para seguir trabajando en este sentido e incorporar esta temática”.

En junio último se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de Rosario un taller denominado “Química para la Paz”, una experiencia inédita a nivel mundial que contó con ponencias de expertos internacionales. Las clases hicieron eje en en la importancia de la promoción de la no utilización de sustancias químicas tóxicas para fines bélicos.

Asistieron al taller docentes universitarios de grado y posgrado de las carreras relacionadas con las ciencias químicas, investigadores científicos, profesionales de la industria química y autoridades de escuelas y del área de la Secretaría de Ciencia, Técnica e Innovación. Asimismo, hubo una parte dedicada a alumnos que resolvieron posibles situaciones de riesgo.

Al respecto, Balagué consideró que la actividad fue el disparador para empezar a “trabajar la temática en las escuelas técnicas de la provincia, fundamentalmente en aquellas que tienen una orientación en química; el compromiso disciplinario de conocer lo que están trabajando y cómo tienen que manejarse éticamente con estas sustancias. Estamos viendo esa posibilidad; empezamos a instrumentar ya algunas acciones para poder desarrollarlas el año próximo”, anticipó.

Imagen: santafe.gob.ar