Desarrollan una aplicación para estudiar inundaciones

A partir del caso testigo de las inundaciones en Ingeniero White, una localidad del distrito de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires, la agrimensora y doctora en Geografía, Beatriz Aldalur, realizó un exhaustivo estudio sobre las características del área, la fluctuación de las mareas, los aspectos climáticos y las redes de desagües pluviales.

“La importancia de este trabajo radica en que se cuantificó el problema y se elaboraron propuestas y recomendaciones para solucionarlo. Se estudiaron los eventos de inundaciones sucedidos en los últimos 15 años y se especificó la orientación que tienen los vientos cuando estos ocurren, así como la altura que alcanzó la marea en cada uno de ellos. La misma metodología podría aplicarse en otro lugar que reuniera similares condiciones”, señaló a Argentina Investiga la docente.

La investigadora reunió información de sensores remotos, entre ellos, fotografías e imágenes de satélite, herramientas del Sistema de Información Geográfica y un software propio de la ingeniería, que le permitió la realización de cartografía temática aplicada a la situación actual del escurrimiento, teniendo en cuenta que para estudiar las inundaciones en esta localidad, además del desagüe pluvial, hay que considerar, entre otros aspectos, el movimiento de las mareas que afecta la entrada y salida del agua por los conductos.

Aldalur trabajó con Tecnologías de la Información Geográfica (GPS, SIG y sensores remotos) y los resultados obtenidos fueron aplicados a modelos hidrológicos e hidráulicos que permitieron el cálculo de los caudales de cada cuenca y la sección de conductos y canales destinados a la evacuación del exceso de agua en la ciudad. En términos generales estos modelos permiten la planificación de proyectos que tengan que ver con el suministro de agua, disposición de aguas servidas, drenaje, acción de los ríos, lluvias, inundaciones, etc.

En el estudio también se caracterizaron las cuencas, se analizaron eventos de lluvia y de mareas y se expusieron los resultados en distintas cartografías y gráficos. Entre otros, las circunstancias climáticas más recurrentes y los lugares más afectados por las inundaciones. Por otra parte, se elaboraron mapas de peligrosidad y exposición, clasificada en alta, media y baja, que brindan una herramienta útil para conocer el riesgo de cada sector. A los recursos técnicos, sumó también información extraída de diferentes entes oficiales, periodísticos y de encuestas entre la población.