Contra el mal del olvido

La frecuente pérdida de memoria no es la única evidencia de que algo extraño sucede. A nivel orgánico, esta enfermedad neurodegenerativa provoca también fallas de atención, cambios de conducta y depresión constante por causa de la pérdida neuronal paulatina que se da lugar en el sistema nervioso del paciente.

El Doctor Alois Alzheimer, psiquiatra y neurólogo fue quien identificó, por primera vez, los síntomas de este padecimiento y describió cómo, débilmente, comenzaron a aparecer en el individuo enfermo ciertos dolores de cabeza, vértigos e insomnio, síntomas característicos del mal que, luego, llevaría su apellido.

Con el beneficio de las nuevas tecnologías, descubrieron unas proteínas específicas que, al aumentar sus niveles dentro del organismo, se vuelven tóxicas para las neuronas. Esto, según la especialista, podría estar relacionado con un desbalance en el colesterol, ya que estas mismas proteínas actúan como reguladoras de lípidos en el cerebro.

Las causas aún representan un interrogante para la medicina actual, y es por ello que desde CONICET estudian el receptor nicotínico del cerebro, cuya función es muy sensible a los niveles de colesterol, con el objetivo de observar de qué forma se ve afectado por esta droga, y así trabajar con seres humanos propensos a contraer la enfermedad para, en un futuro, suprimir esta vulnerabilidad.

Fuente: Agencia CTyS