Consideraciones acerca del Cartel

El propósito de este ensayo, editado a modo de libro, pretende quizás de manera un tanto ambiciosa, alcanzar e ilustrar todas y cada una de las debidas consideraciones contempladas al momento de concebir un cartel.

Sin dudas los aspectos enunciados han de ser los más relevantes pudiendo desde luego admitir la inclusión de otros, que venidos de distintas experiencias vivenciales, resultarán de gran valía ya que cuantos más agentes conducentes podamos contemplar, mejores han de ser los resultados obtenidos.

¿Cuándo un cartel es bueno?, es la pregunta que con mayor frecuencia realizan los estudiantes, obnubilados frente a la infinita diversidad de estilos, conjunciones y lenguajes que gracias a los actuales medios de comunicación, ponen a su alcance muchas veces, en desesperadas búsquedas y otras, en plurales exposiciones, cuando en realidad debería inquietarlos más la idea de cuáles y cuántas son las cosas que inciden en la concepción rigurosa de un cartel.

La respuesta a su constante interrogante, es muy sencilla, “un cartel es bueno, cuando cumple su cometido”; cuando como actor silencioso y estático promueve, persuade y/o disuade de manera convincente un algo en particular.

Concurren en este libro, desde distintos emplazamientos y con diversas angulaciones, diríase también que con ópticas específicas, ideas a veces sucintas a veces extensas, pero siempre sustanciosas, sobre el quehacer gráfico en torno al diseño/realización del cartel. Todas ellas sin embargo, coinciden en ser producto de una larga trayectoria, de una gran experiencia. Se estructuran en el ánimo de compartir y poner a disposición del lector, hallazgos, señas, advertencias, asideros, sugerencias, quizá alguna instrucción y más de una reflexión sobre el camino andado. El compilador de los textos y los autores exponen generosamente su experiencia para llamar la atención sobre lo que es necesario pensar, problematizar, tener en cuenta y ponderar para buscar la solución de una pieza gráfica: el cartel. Pero las soluciones son muchas y los caminos para hallarlas también.