Científicos del azar se reúnen en la Argentina

Se realizará un encuentro de científicos del azar, en el Polo Científico Tecnológico, sede de los nuevos institutos de investigación interdisciplinaria del Conicet y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

El trabajo colectivo de especialistas en matemática y ciencias de la computación, tendrá lugar hasta junio de este año y está organizado por la UBA, el laboratorio francoargentino Infinis y representantes de diversas universidades internacionales.

El concepto del azar está instalado en muchas disciplinas, científicas y no científicas, y se lo piensa como un concepto muy antiguo. “Llamativamente, cada idioma tiene una palabra para denotar azar, por lo cual es posible que el concepto haya aparecido de manera independiente en distintas culturas”, dice la doctora Verónica Becher, investigadora del Conicet en el Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y una de las organizadoras principales de este evento. Así, por ejemplo, en castellano la palabra azar es de origen árabe y proviene de un juego de dados con una flor de azahar. En tanto, un sinónimo, aleatoriedad, tiene la raíz latina alea que significa juego.

En inglés la palabra azar es randomness. El diccionario etimológico la vincula con el vocablo protogermánico randa que significa “corrida, desorden o apuro súbito”.

Las actividades de este programa de cooperación científica incluyen la exhibición de la película “Codebreaker”, drama documental sobre la vida y obra de Alan Turing, dirigida por Clare Beavan y producida por Patrick Sammon en 2012. Turing es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y precursor de la informática moderna. Durante la Segunda Guerra Mundial ayudó a descifrar los códigos que usaban los nazis en sus sistemas secretos de comunicación. Años después diseñó una de las primeras computadoras electrónicas programables digitales en el Laboratorio Nacional de Física en el Reino Unido.